El síndrome de la hoja en blanco

El síndrome de la hoja en blanco

28 mayo 2020 | Creatividad

Está ahí, en blanco, mirándonos con sensación vacía. Amenazante y con filo de triunfo ¿Qué hacer? ¿Qué pensar? Qué plasmar cuando sientes el grito entre el silencio: ¡Sé creativo! ¡Escribe o di tus ideas ya!

Son los diálogos internos que muchos hemos tenido en una reunión de trabajo, en una conversación con jefes, en una creación con compañeros. Es irónico que los momentos de creación sean exigidos, en espacios que tal vez solo nos inspiren mirar el reloj para encontrar la manecilla en la hora de salida, con diálogos que petrifican y paralizan el proceso creativo, sobre todo, el hecho de que pensamos que solo las buenas ideas son las que deben salir de nuestra boca.

Si te sentiste identificado con este escenario imaginario (no tan imaginario) esta lectura es para ti. Queremos llenar esa hoja en blanco de ideas buenas, bonitas, feas, malas, verdes, rosadas, lisas, crespas, de todos los tipos, para que juntos entendamos y veamos este proceso como eso mismo, un proceso y no un único momento epifánico o de Eureka que tenemos preconcebido cuando se trata de ser creativos y dar ideas de valor.

EL PROCESO

Si, es un proceso, no llegas de repente a una sala de reuniones a dar ideas, porque generalmente lo que sucede, es que la persona más persuasiva o la que busca más atención termina imponiendo sus ideas sobre los pensamientos de los otros. Te compartimos entonces, el proceso que llevamos a cabo para que las ideas broten como agua de un manantial.

1. “Todo entra por los ojos”

Para ser creativos y dar ideas, necesitamos estar inspirados, y como la visión es el sentido que más nos gusta complacer, en esta ocasión, no será una excepción a la regla. Busca lugares que te inspiren a procesar de forma más agradable la información: un café, un espacio de tu casa que ames, un ambiente rodeado de naturaleza, unos colores que permitan enfocar la atención, si es posible, música que ayude a concentrarte en el momento.

2. “O todos en la cama o todos en el suelo”

El poder de las estructuras horizontales toma relevancia aquí. Cuando pensamos en espacios para dar ideas, siempre nuestra mente va a un lugar donde muchas personas conversan, cruzan pensamientos y co.crean soluciones. Es cierto, pero es importante ir un paso atrás y recordar que no todos tenemos las mismas capacidades de expresión oral, y no todos tenemos un cargo de alto rango para tener el poder y voz suficiente de convencer a los demás.

Es importante entonces recurrir a técnicas de ideación en donde todos se sientan tranquilos de dar sus ideas, de divagar y pensar de forma libre, para que todos estén al mismo nivel.

3. “Ayúdame a ayudarte”

En este orden de ideas, necesitamos entonces encontrar y aprender las técnicas y herramientas más adecuadas para el contexto en donde idear, sea lo principal. Existen muchas fuentes de información para encontrar infinidad de técnicas, sin embargo, en el OpenLab hemos tenido la oportunidad de probar y refinar muchas técnicas clásicas, otras nuevas, otras transformadas por nuestra experiencia y en definitiva, herramientas que funcionan y son efectivas para romper el síndrome de la hoja en blanco.

Queremos compartir contigo una de las técnicas más efectivas que hemos usado en diferentes proyectos enfocados en innovación.

Brain Writing Pool / Piscina de ideas escritas

Brain Writing Pool / Piscina de ideas escritas

Aquí te va un ejemplo de cómo se podría iniciar la ideación alrededor del reto propuesto.

ideación alrededor del reto propuesto

Cada persona es un mundo de experiencias vividas e ideas por decir. Aquí se plasma la esencia del poder creativo que cada uno/a tenga a la mano.

Aquí se plasma la esencia del poder creativo que cada uno/a tenga a la mano.

Puedes descargar esta plantilla de ideación: Brain Writing Pool aquí.

En conclusión, puedes usar cualquier técnica de ideación, ya sea Brain Writing Pool, carrera de ideas, ideación por asociaciones o la que más se ajuste a tu contexto y momento. El objetivo es cambiar el chip y usarlas, darle un inicio diferente al proceso creativo y evitar ese angustiante síndrome de la hoja en blanco, el cuál es protagonista hoy en muchas reuniones de Zoom, reuniones presenciales y conversaciones contigo mismo cuando quieres crear algo. Recuerda que la creatividad es una habilidad blanda transversal a cualquier contexto, y por ende se puede desarrollar y fortalecer por medio de la práctica.

Si quieres potenciar tu capacidad de crear, tenemos nuestro kit digital de generación de ideas: IDEARIUM Vol. 1, el cual contiene 10 técnicas de ideación con ejemplos de cómo usarlas para que practiques en tu día a día y desarrolles el hábito de romper los esquemas y ser la persona que tendrá las herramientas para cambiar el mundo, una idea a la vez.

Si quieres adquirir el kit digital IDEARIUM, haz clic aquí

Por: Alejandra Rodríguez